30 julio 2017

Taller de Adecuaciones Curriculares con maestras y maestros de Grupos Especiales Maristas (GEM)

Los días 26 y 28 de julio de 2017 fuimos parte de la capacitación de  maestr@s de grupos especiales maristas, quienes trabajan con alumnos con discapacidad intelectual, autismo, motriz y múltiple, con alumnos desde preescolar hasta laboral. Los maestros asistieron provenientes de 13 escuelas distintas, donde actualmente funcionan 19 grupos. En enero 2017 celebraron 25 años de experiencias compartidas.


El objetivo del taller es conocer qué son las adecuaciones curriculares y cómo se implementan con los alumnos con discapacidad.

Partimos de una pregunta clave: desde la realidad de los grupos especiales maristas, cada uno en contexto particular, en la ciudad o en zona rural, ¿cómo trazar un camino hacia la educación inclusiva?

Abordamos lo que es y lo que no desde el índice para la inclusión de Tony Booth y M. Aisncow, cómo avanzar en culturas inclusivas, políticas inclusivas y prácticas inclusivas en cualquier comunidad educativa. Retomamos también la necesidad de conocer la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad como material de trabajo y contexto que da perspectiva a nuestro actuar.



Fue muy interesante ver cómo los y las docentes permitieron cuestionarse sobre sus ideas y sus maneras de ver la inclusión de sus alumnos. El GEM es un modelo que tiene un aula especial dentro de una escuela regular, y algunos transitan hacia el aula regular con los alumnos que van teniendo habilidades para este proceso, sin embargo son la minoría.

Los alumnos con discapacidad, no están incluidos necesariamente por estar dentro de una escuela regular. Y NO depende de la discapacidad como centro de este proceso, sino del entorno educativo, de la escuela y del aula.

Hay mitos culturales que revisamos a partir de la experiencia. Uno de ellos y muy potente, es que los niños con discapacidad no pueden aprender sino habilidades sociales dentro de un aula regular. Y a través de distintas actividades, los maestros fueron dándose cuenta que no sólo tienen derecho a aprender juntos, sino que es posible hacerlo si se cuentan con los apoyos, recursos y ajustes que se enfoquen en la diversidad.



Una de las actividades que ayudaron más a la reflexión fue elaborar, en un mapa conceptual, los elementos que conforman su modelo educativo y la forma en que se relacionan unos con otros.

A partir de elaborar un esquema o mapa conceptual de su modelo educativo, cada equipo de trabajo pudo determinar cúal es el proceso actual de sus prácticas educativas en relación con la educación inclusiva y cómo los principios pedagógicos que la sustentan pueden quedar separados de las prácticas si no se actualizan, se revisan, se adaptan al aula especial, al aula regular, y a la comunidad educativa.

En el taller los docentes identificaron las barreras para el aprendizaje, tanto las actitudinales, como las metodológicas, las de recursos materiales y las sociales.



Una vez que se interioriza que nosotros como docentes somos un gran y potente recurso para la educación inclusiva, podemos articular esfuerzos (es básico el trabajo en equipo), trazar un camino para contribuir en el aprendizaje del alumno, esto es con una planeación muy clara: objetivos, metodología, materiales y evaluación.

En la segunda sesión trabajamos en definir las adecuaciones en contenidos, metodologías, evaluación y materiales con algunos ejemplos.  Y ser flexibles: si un material no funcionó en clase, cambiarlo, pero no perder de vista el objetivo.

Los profesores y maestras tienen diversas experiencias en la elaboración de adecuaciones curriculares; sin embargo, a través del taller pudieron darse cuenta de sus fortalezas y sus áreas de oportunidad. Algunas compartieron experiencias positivas en las escuelas, hablaron de intercambiar experiencias entre aula especial y aula regular, compartir material de apoyo, estar dispuestos a escuchar y a preguntar.



En octubre tendremos la segunda parte de este taller, con la aplicación de todos los elementos revisados en esta primera parte. Para nosotros –Equipo Declic- fue una experiencia enriquecedora de aprendizaje, que nos motiva a seguir profundizando en las necesidades de los docentes para ofrecerles más y Mejores Herramientas para Crecer y Pertenecer.

¡GRACIAS POR DARNOS LA OPORTUNIDAD: COMPARTIR ES EL CAMINO!

ADRIANA Y ESMERALDA. 


0 comentarios :

Publicar un comentario