Año nuevo vida nueva

Queridos amigos de Declic


Queremos darles un caluroso saludo de año nuevo, deseando que el 2012 este lleno de logros con nuestros niños con necesidades educativas especiales y sus familias.  

Queremos compartir contigo, algunas reflexiones respecto a lo aprendido a lo largo de la vida, con nuestros alumnos, con el fin de enriquecer nuestra mirada, ampliarla, abrazar los procesos que vamos viviendo… 

Los aprendizajes no se hacen en línea recta, se acumulan, se combinan unos con otros, se logran combinando los pasos… hay curiosidades que ameritan un doble recorrido, hay recuerdos que llaman a un regreso, a una vuelta.  

Cada niño tiene su itinerario y sus medios para crecer. Decirle que es un niño incapaz, in atento, in controlable, es hacerlo efectivamente así. No hay que empujar a un niño, el bajará las escaleras por si mismo, antes de caminar.  

Por si mismo, con nuestro apoyo y respeto, un niño encuentra como experimentar los movimientos, los gestos, los ejercicios repetidos que le prepararán para adquirir un esquema que a su tiempo el dominará con eficacia y placer.  

Solo y a su manera sí; pero es la mirada atenta, la palabra de ánimo y el placer del adulto por sus logros lo que le vuelven audaz y hábil. Es el deseo de vida que uno le manifiesta que da sentido a lo que el siente, lo que percibe del mundo. Sin un apoyo afectivo y sensorial el niño no descubre mas que el vacío. El descubre la realidad a través de nuestros ojos: el mundo es un lugar amable, asombroso, con estímulos y reglas que ayudan, o por el contrario, un lugar peligroso, caótico, con reglas que coartan y cohíben.  

Es necesario el silencio, tomar un poco de distancia, observarnos para poder reconocer que estamos haciendo por rutina, sin ánimo, sin novedad… y cómo cambiar nuestra actitud de cansancio por una actitud amorosa, que sorprenda y disfrute, los pequeños pasos, los pequeños logros de nuestros hijos y/o alumnos.

Comentarios