Testimonio Mtra. Adriana Jungo

Tomé el curso en Octubre 2011, y puedo ver claramente que hay un "antes" y un "después" en el trabajo cotidiano con mis alumnos.
Hasta diciembre yo trabajé con ellos los ficheros de la SEP, pero en un momento ya no me fueron útiles, ya que las actividades requerían consolidado el proceso de lectura y escritura.
Antes, yo aseguraba que todos mis alumnos del grupo 3° podían leer su nombre de cualquier manera, en la silla, en la mesa, pizarrón, etc., cuando inicié el método me di cuenta que habían aprendido de memoria, mecánicamente.
Su nombre era aprendido mecánicamente pero al trabajar el método Troncoso me percaté de que en realidad no sabían su nombre, pues al mostrarles otras actividades con el nombre ya no lo supieron. Posteriormente trabajamos las actividades previas del método y se observó un gran cambio en la actitud de los niños pues se observó que son ahora más seguros, entusiastas, muestran más interés por trabajar colaborativamente, se ayudan entre sí y sobre todo se han interesado en saber "que dice..." o me preguntan "¿es con la que se escribe Angel?".
Al trabajar con las actividades propias del método, me siento satisfecha con los logros últimos que tuvimos, además me sorprendieron ya que rebasan las expectativas que yo tenía de ellos.
También me siento con elementos reales y útiles para continuar trabajando con ellos, creo que el método me ha brindado "luz" en mi quehacer educativo, pues es muy vasto, y si lo trabajamos cotidianamente vemos avances con nuestros alumnos, y sobre todo que ellos se entusiasman e interesan en continuar aprendiendo por que PUEDEN LEER.

Comentarios