"Ser diferente no es un problema, el problema es ser tratado diferente" (Diplomado de Conapred para la  no discriminación).

Esta frase resume lo que queremos en la inclusión en cuanto a ejercer derechos y oportunidades en un ambiente d equidad. Hoy fui a conocer la escuela primaria "Marillac" donde estudia Lalo, alumno de Declic. Esta integrado a 3o. de primaria y nos recibieron amablemente su maestra de grupo y la directora. Fue una plàtica muy amena, en un espiritu de cooperación, de compartir puntos de vista, de aprender estrategias junt@s. Lalo tiene diversos retos por secuelas de daño neurológico. Está en el grupo con el apoyo de una maestra monitora y el reto es la independencia de ella, para que poco a poco, asuma su papel de alumno de tercero como tal. Hablamos de diversos momentos donde se puede favorecer este aspecto, como la cooperativa escolar, la clase de educación física, la de música, las actividades como estímulo reforzador en cuanto a tolerar la frustración, premiar el esfuerzo, etc. Y también hablamos de la importancia de crear vínculos con sus compañeros, de fomentar la amistad con algunos de ellos, como lo hacen todos.

En este trabajo de equipo, (terapia, casa, escuela) vemos nuestra mayor fortaleza para Lalo. Como expresa su mamá "el ha crecido, necesito aprender a crecer yo también" es cierto, a las madres nos cuesta ver sufrir a nuestros hijos cuando cargan la mochila, cuando nos vamos y lo soltamos de la mano, cuando lo tenemos que dejar por primera vez en la clase de natación y que se bañe solo... vencer el miedo de que se vaya a caer, etc etc etc.  cada dia podriamos agregar una razón mas para estar ahi. Y es el ojo externo, de la maestra de grupo, quien cuenta todo lo que si puede hacer en el salón, lo que ayuda a esta mamá a vencer el miedo, a soltar, a crecer.

Asi vamos logrando avanzar. Nuestros retos son pequeños pasos: que Lalo vaya ahora a comprar a la cooperativa solo, que anticipe, que se apoye en una plantilla, que lea un libro a su grupo, que suba solo a su salón, que participe en la clase de educación fìsica sin su monitora, entre otros. Y que tenga el estímulo del grupo regular, de todos esos niños que lo impulsan a vencer sus miedos, a lograr pasar al pizarrón cuando es su turno, a levantar la mano y respetar el orden, etc.

La maestra contaba que ayer, hablando del tema de las emociones, preguntó al grupo lo siguiente: que hacer cuando alguien no nos puede dar lo que queremos? Lalo levantó la mano, y contestó con voz tranquila: "tenemos que esperar con paciencia". Todo el grupo aplaudió su respuesta en forma espontánea.

Es la riqueza de la inclusión: y mientras mas y mas docentes venzan el miedo a la diferencia, mas cerca estaremos de la meta. Los esperamos en el curso de matemáticas 23 y 24 de Nov. Aún quedan 5 lugares¡¡¡¡






Comentarios