Estocolmo, Suecia: encuentro con la FUB, Asociaciòn Nacional Sueca para personas con discapacidad intelectual




La ultima ciudad en la que estuve fue este maravilloso lugar compuesto por varias islas, con un alto nivel de educación en las personas y un mundo de museos para disfrutar, para aprender, impresionante. Solo tuve oportunidad de estar en dos lugares, en el palacio real y en el museo Skatsen, un museo al aire libre donde puedes aprender de las tradiciones, de la historia y de la vida cotidiana de la cultura sueca. La lluvia fue intermitente, sin embargo no te quita las ganas de caminar  y descubrir…me dijeron que tuvieron un invierno muy frio, pero por fin la nieve se habìa derretido, habìa personas de limpieza del ayuntamiento limpiando arena de las calles del centro històrico.

Al siguiente dia me encaminè a tres citas en tres instituciones distintas, la primera fue en la Asociación Nacional Sueca para personas con discapacidad intelectual. Judith, su presidente, me recibió en la oficina y platicamos de la incluisiòn escolar y la inclusión en la comunidad. Judith dice que es un asunto como en cualquier  país del mundo: se requiere comenzar en preescolar, si no se hace desde pequeños, la inclusión después se vuelve muy difícil. Es con lo niños que se logra la sensibilización profundia y el cambio de mentalidad, de tratar a las personas con discapacidad como "especiales" y vivir la inclusión como algo natural y sobre todo como un derecho que se realiza con todos los elementos señalados en el tema, con un compromiso institucional  y no sólo como una experiencia personal, de alguna maestra, de alguna directora, de alguna escuela. Eso desgraciadamente pasa en la mayoría de las llamadas experiencias de inclusión educativa a nivel preescolar en México, de ahí que se den los eslabones perdidos en el proceso de inclusión, que se pierda la continuidad de un ciclo escolar a otro con el cambio de grupo de los niños con discapacidad.
 
La FUB, otorga anualmente un premio a personas de la sociedad civil que se distinguen por su trbajo a favor de la inclusión y pueden ser de cualquier profesión. En el año 2012 se lo dieron a un director de una escuela de educación básica porque su trabajo ha estado encaminado a romper con las barreras que el propio sistema educativo impone en la pràctica a la inclusión de todos y cada uno de los niños con y sin discapacidad.
 
Judith también compartiò su experiencia como madre de una chica con síndrome de Down de 16 años que ha sido integrada desde el preescolar en escuelas regulares. Ella comenta lo siguiente:
-"La maestra de 3o. año de primaria tenía que ponerle muchas guìas y apoyos visuales a mi hija para ubicarseen el tiempo y en la secuencia de actividades a realizar. Usaba un organizador diario y semanal en la pared. También las utilizaba para realizar trabajos de lectura, de matemáticas, de ciencias...cuando se diò cuenta que estos apoyos no sòlo le servían a mi hija sino a varios niños del salòn, cambiò su mirada y su actitud hacia la inclusión educativa en general. Ese simple hecho le abrió la perspectiva. Mi hija con síndrome de Down dejó de ser un problema y se convirtió en una oportunidad de aprendizaje para ella".
 
Judith también comenta la situación en una escuela de Nueva York que comenzó un grupo de mamàs de niños con discapacidad. Poco a poco, otros niños del barrio se fueron integrando a la escuela "especial" por lo tanto fue una escuela mixta, con chicos con discapacidad y alumnos regulares, de preescolar y primaria. Cuando los alumnos regulares hicieron los exámenes de grado sus resultados fueron los màs altos de las escuelas que pertenecían a esta zona escolar.
 
al analizar las causas, los supervisores educativos se dieron cuenta que el éxito estaba en una metodología de la diferenciación en el salòn del clases. En un clima de respeto y estìmulo adecuado los niños dan su mejor rendimiento.
 
Una actividad importante para la FUB es la inclusión de jóvenes con discapacidad intelectual en grupos de convivencia, de pertenencia, que acuden a distintos lugares públicos, como puede ser  una biblioteca, una iglesia, etc y conviven en espacios de recreación. En Suecia hay muchas personas migrantes y me sorprendió la conciencia del Derecho de todas las personas con discapacidad, a ser y pertenecer sin importar su origen étnico o su situación legal en el país. Tienen publicaciones de  esta actividad en 7 idiomas distintos. 
 
La FUB también apoya proyectos de familis que se organicenpara constituirse como asociación en países en desarrollo y desde ahí trabajar para la promoción de sus derechos de acuerdo a la Convención de los Derechos de las personas con discapacidad.  
 
Esta fue una breve pero enriquecedora entrevista con Judith. La puerta queda abierta para seguir compartiedo...

Comentarios