El curioso incidente del perro a medianoche, obra de teatro y libro

Me encantó esta obra y quiero compartirles mis razones de por qué la recomiendo amplia y sinceramente: primero porque es una obra  basada en un libro-novela, cuyo protagonista es un joven con discapacidad, con síndrome de Asperger.  Para quienes no tienen la información al respecto, el síndrome de Asperger es una condición de vida, que se caracteriza por ser parte del espectro autista, y esa es una de mis razones para recomendarla: a través del teatro hacemos conciencia de que el mundo es uno, el mundo es diverso, y todos podemos caber en él, si tenemos los apoyos adecuados, si ofrecemos los apoyos adecuados, si aprendemos a darlos en el lugar y el tiempo que corresponden a esa persona. Y el papel que juega la escuela en la historia de este chico es fundamental para su vida!!!!

No les voy a contar la obra, solo el tema: Christopher tiene una vecina, quien a su vez tiene un perro muy cariñoso con quien Christopher juega, Wellington,  que una mañana amanece muerto en el jardín de su dueña, atravesado por un trinche. Christopher decide hacer una investigación para descubrir quien mató a Wellington. A Christopher le cuesta mucho trabajo hablar con las personas, con sus vecinos, y en esta aventura, descubre secretos de su familia que cambiarán para siempre su vida. Si la obra de teatro no se presenta en la ciudad donde vives, puedes leer el libro, te va a gustar también muchísimo.

La familia, la escuela, el barrio, son los escenarios donde se desarrolla la obra. En la escuela está la directora, y una persona fundamental en la vida de Christopher es su maestra de apoyo, su terapeuta, la persona con quien Christopher comparte su rico mundo interior. Con ella aprende estrategias para calmarse cuando está desbordado, para avanzar cuando se siente bloqueado por el tumulto de personas, para aprender, para estudiar, PARA CREER EN EL MISMO.

La obra también relata los otros actores principales en la vida de cualquier adolescente con discapacidad: su familia y su comunidad. Aunque está ambientado en un barrio de Londres, hay similitud en cuanto a las fortalezas y necesidades que refleja: toda persona necesita a sus vecinos, necesita conocerlos, ser conocido, necesita aprender el valor de la interdependencia y la pertenencia, como parte fundamental de su identidad.

Y están también los padres, el rol que juegan en la relación con un hijo con discapacidad, tan distinto y tan difícil de complementar por sus personalidades, por sus historias de vida, por sus fortalezas y debilidades.


Finalmente la obra cuestiona el lugar de Christopher en la sociedad, en este mundo diverso, que a todos nos deja pensando. Por ello la recomiendo a quienes trabajamos en la inclusión educativa y a quienes por la circunstancia familiar o social tenemos como vecino, compañero, amigo, conocido… a una persona con discapacidad en nuestra vida. Y si no lo tenemos, es porque no lo hemos visto, pero allí está.



Comentarios