Jornadas Montessori en Puebla. Experiencias compartidas.

Taller de filosofía del triángulo constructor.

http://www.montessoridepuebla.com/Jornada2015/principal/?se=1&id=1


En el taller la filosofía del triángulo constructor, abordamos diferentes aspectos relacionados con las matemáticas y algunos ejercicios del aprendizaje de la lectura un escritura.

Escogí ese taller porque me llamó la atención que lo daban tres personas diferentes: Tere Maurer, Pamela y Rodrigo. Las dos primeras son guías de primaria y Roy de secundaria. Cómo no puedo recordar todo lo aprendido, quiero compartir en este espacio ideas estrategias para poner en práctica con nuestros alumnos en especial con nosotros mismos como educadores.

-Observar es un proceso que se aprende, para conocer a cada alumno, es una herramienta valiosísima de evaluación. Observar no es enjuiciar; tampoco etiquetar ni encasillar. Es aprender a ver lo que hay y aprender a tomar distancia y pensar: ¿Qué significa esto que estoy viendo? Y con ello generar nuevas ideas sobre la forma de hacer las cosas

Propusieron hacer un ejercicio en una hoja de tres columnas. En la primera, la hora y la actividad. En la segunda, escribir lo que observo, escucho y siento de un niño o grupo de niño. En la tercera mi interpretación, lo que creo que significa.  




Por ejemplo, a las12:30, hora del recreo o jardín, observo a dos niños peleando por el único columpio que hay. Esto significa que necesitan juegos alternativos para empujar y moverse con fuerza, tales como carreras de costales o juegos con llantas.


Lo importante de aprender a observar es romper con la inercia y el conformismo en una escuela. Dejar de buscar las soluciones a las dificultades fuera del entorno, mover nuestros recursos, pasar de la queja a la propuesta .  

Me pareció muy practico este formato y muy rico especialmente para trabajar con niños con discapacidades y retos conductuales en la escuela. En ocasiones, es el cambio de materiales o la metodología la solución a un problema y no una terapia externa o un medicamento neurológico la  solución para un niño que "no aprende".

De igual manera trabajamos recortando triángulos, rectángulos y cuadrados en cartulina para representar el teorema de pitágoras. A partir de este teorema conocimos la vida de Pitágoras, la historia de los científicos de Mesopotamia que descubrieron los grados observando la estrella Sirius durante 360 días. Todos los días, el rey observaba la posición de la estrella en relación a la tierra y la marcaba en un espacio determinado en el piso. Al cabo de 360 días el trazo había formado una circunferencia y aún quedaban 6 horas . Esas horas cada 4 años forman el año bisiesto

¿Que diferencia hay entre aprender obtener los grados de un ángulo en un triángulo isósceles usando el transportador, sin conocer esta historia o hacerlo después de conocerla, imaginarla, disfrutarla?

Otra estrategia importante que aprendimos fue el vivenciar directamente como alumnas de Tere, nos enseñaron que no es lo mismo mostrar que demostrar.  En montessori, se muestran materiales, procesos y las guías, para que los docentes podamos ser grandes "actores" de un tema o un material en especifico. Mostramos a los alumnos que hacer y cómo hacerlo. La demostración va más allá, permite al alumno entender,  interactuar con nosotros, construir su propio aprendizajes. Tenemos que aprender a demostrar  ¿Cómo lo logro?

Aprendo a demostrar cuando explico poniéndome en los zapatos del niñ@, cuando escucho, observo las reacciones y cuestionamientos que pueden hacerme.  Cuando les invito a participar, cuando hago las preguntas adecuadas a su interés, cuando les involucro en un proceso de aprendizaje activo y no como simples espectadores. Nosotros, como guías, nos tiene que motivar el preguntarnos frente a los materiales, ¿Para qué más podrá servir esta caja? La experiencia de aprendizaje de nuestros alumnos tiene que ser una experiencia gozosa: sin ser juego, dentro del trabajo, descubren que es gozoso aprender. 

Cada uno de los talleristas nos aportaron con su entusiasmo nuevas estrategias para el trabajo cotidiano:

Tere.
Tere nos aportó su pasión por las matemáticas y al final del taller nos apoyó para hacer en los triángulos un resumen de lo visto en el taller, como  hacerlo en forma sistemática. Recordamos como ejemplo el teorema de Pitágoras: la suma del cuadrado de los dos catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa ¿Para que le sirve aprender esto a los niños ?


Los cuadrados se pueden hacer con cartón En taller 1 se hacen con los triángulos constructores.A mí me sirvió para aprender que nada es permanente y que podemos ser flexibles, a un niño le puede enseñar que el cuadrado rojo mide 3 X 3 cubos de área, es igual a = 9 y el verde 4 x 4 = 16 y el rojo y verde 5 x 5 = 25. Si empalmas el rojo y el azul encima del azul y verde cubres toda la superficie, es decir hay 25 cubos.  El teorema dice que la suma del cateto menor (cuadrado rojo) mas la suma del cateto mayor (cuadrado verde) es igual a la hipotenusa (cuadrado rojo y verde). Sirve para demostrar un proceso y no aprender como pericos. Sirve para pensar, para estimular, para crear nuevos conceptos.
Desde el inicio del taller nos pidió escribir nuestros nombres en abate lenguas. Esos los mantuvo todo el tiempo al alcance de su mano.  Cuando invitaba a participar en alguna actividad,  el azar decidía quien iba a pasar. Esta estrategia nos la recomienda para no centrarnos en la participación de los niños que siempre levantan la mano,  y nos olvidemos de los que son más tímidos dentro del grupo. Nos aseguramos de darles la oportunidad de participar a todos los miembros.

Pamela
Pamela nos contagió con su creatividad y nos invitó a ser como ella. Creamos con ella una canción en parejas o tercias, para presentar de esta manera al grupo quiénes somos y qué hacemos. Inventar una tarjeta que se saliera de lo convencional: una hoja doblada a la mitad para formar un rectángulo. Y nos pidió pensar en alguna persona a la que quisiéramos darle un mensaje específico. Fue muy interesante descubrir cuánta creatividad encierra una persona, cuando se le sabe inculcar confianza en que es capaz de hacer algo en forma diferente, en forma única. Nos pidió además escribir una palabra que iniciara con una letra del alfabeto. Luego cortamos esa palabra en sílabas y en equipos de 5 personas,  formamos con las sílabas de todas las palabras, nuevas palabras.

Rodrigo

Rodrigo Diez nos mostró los estilos diferentes de ser “director” de teatro. Nos repartió papeles al azar para actuar un párrafo de la obra “La vida es sueño” de Calderón de la Barca. A cada director le asignó un estilo diferente. Habían algunos como el autoritario o el impositivo, que no le parecían las actuaciones de ningún actor. El apapachador que todo deja pasar,  y el que sabía reconocer el esfuerzo de cada uno y al mismo tiempo lo impulsaba a mejorar y pulir el papel sin descalificar.

Esto nos llevó a reflexionar en nuestro papel como guías y educadores de los alumnos, qué es lo que hace a un maestro ser un buen “director” y lo que lo hace impositivo, demasiado apapachador, o demasiado exigente. Importantísimo encontrar el equilibrio entre la aceptación de lo que cada alumno es y al mismo tiempo guiarle a sacar lo major de sí mismo desde la confianza. 

Rodrigo nos aportó muchos elementos de reflexión personal. Nos decía que en el mundo actual los niños están sobre estimulados de videos, de juegos electrónicos y películas que les hacen vivir en la fantasia de lo rápido, lo inmediato, lo fácil.  "Al niño –decía- no lo dejes vivir en la fantasia, sino en la imaginación creativa. Si lo dejas vivir demasiado en la fantasia vuelve a su realidad y no le gusta. Lo importante es guiarlo a descubrir cómo con esta realidad que vivo, puedo transformar desde la realidad, algo que no me gusta, mejorar una situación, desde la realidad."

Nos compartió algunos videos sobre nuestra galaxia y nuestro planeta, despertando en nosotros el deseo de saber, de aprender, de conocer más del universo. Al término de el taller, nos compartió este video: “El significado de la vida explicado por una niña de 3er grado de primaria”


No lo encontré subtitulado en español, en el habla de la importancia de ser tu mismo, de aceptar los retos de buscar desarrollar nuestro potencial.  Roy terminó pidiéndonos escribir que  mensaje daríamos si supiéramos que nos quedan pocos meses de vida,  y a quién se lo dedicaríamos. Muchos escribieron a su familia,  a sus amigos, a sus hijos, a sus alumnos. Una maestra compartió: “la búsqueda de lo que hacemos y somos  comienza y termina con la Mirada que ponemos en el otro”. Me recuerda las muchas etiquetas que ponemos sin darnos cuenta en nuestros alumnos y cómo, de cualquier manera, ellos van respondiendo a esas etiquetas.

Tere compartió este mensaje que me pareció una síntesis de lo vivido en el taller estos dos días:

“Si tu mundo visual está conformado por dos experiencias, la gravedad es la linea de la persistencia (la línea vertical) y el horizonte es la línea de la trascendencia (la línea horizontal)” 

Roy terminó diciendo que él no confiaría en personas que dirigen un mensaje a otras personas.
Al final del taller le pregunté porqué había dicho semejante conclusion después que algunas personas pusieron ahí su corazón entero.
Me contestó  "Cada persona necesita encontrar su propio camino; de acuerdo al video, cada quien requiere escribir para sí mismo, su propia reflexión sobre el sentido de la vida."

Así terminó este maravilloso taller.  Rico en contenidos y en reflexión.  Siguiendo con nuestro lema “compartir es el camino del aprendizaje”.