Curso-taller de “El proceso de Lectura y Escritura en niñ@s con discapacidad intelectual y dislexia”, en Ciudad Constitución, Baja California Sur

Por Adriana Pérez.

“Me convencí que se puede hacer más que sólo socializar con los con niños con DI (discapacidad intelectual). Me abrieron mi sentido de compromiso nuevamente”.

Docentes que tomaron el curso en Ciudad Constitución, Baja California Sur.

Éste es un testimonio de una maestra que acudió al curso-taller de “El proceso de Lectura y Escritura en niñ@s con discapacidad intelectual y dislexia”, en Ciudad Constitución, Baja California Sur, el pasado 3 y 4 de marzo de 2016. Lo impartimos a un grupo de maestras y maestros comprometidos en aprender un nuevo método, como es el método Fonético-Gestual; al igual que se disiparon y reforzaron conocimientos previos de otro método que ya les habían impartido en una capacitación general, (Método Troncoso), y sobre todo pudieron vivenciar todos los aprendizajes de una manera más analítica y práctica al estar trabajando con los materiales.


Lo importante es crear un cambio, hacer un cambio y generar un cambio para tener un impacto positivo en los chicos que lo necesitan, que necesitan otros métodos para aprender, sin dejarlos a un lado del proceso, tan básico y necesario, la lectura y la escritura.

Tuvimos la grata oportunidad de trabajar con un adolescente con síndrome de Down dentro del taller que no había incursionado en este método de lectura y escritura, y poder compartir la felicidad de la madre, los maestros y el chico. Ver cómo se pueden generar y acomodar espacios para tener aprendizajes colectivos en el aula para todos, sin importar que estos chicos ya estén en la adolescencia, y no hayan podido aprender a leer a pesar de acudir a la escuela regularmente desde el preescolar.


Porque en la vida hay que disfrutar de lo que hacemos y de lo que la vida nos da, tuvimos un hermoso paseo al avistamiento de ballenas, ofrecido por las organizadoras del curso: la maestra KoKa y la maestra Ma. Carmen Escalera, supervisora escolar, acompañadas de otros tres maestros que nos acompañaron a esta experiencia, y nos compartieron sus vivencias docentes. ¡Y las ballenas también se dejaron ver!


Comentarios