Programas educativos para Síndrome de Down

El lunes pasado, 20 de junio 2016, participamos en la Escuela para Padres del Instituto Nacional de Pediatría. Ahí, junto con las escuelas Integración Down, Mosaico Down, CAED  y Joyland, y el centro de terapias Jérôme, compartimos nuestros programas y experiencias en la inclusión social y educativa de niños, niñas y jóvenes con síndrome de Down.



Cada escuela tuvo oportunidad de presentar su programa educativo durante 10 minutos. Y muchos coinciden en cuanto a las áreas de trabajo: académica, afectivo social, vida independiente y talleres diversos que les van preparando para la vida laboral. El plus de cada institución es diferente, de acuerdo a su misión y visión.


Para integración Down, es la autodeterminación, empoderar a los muchachos.

Para CAED, es el bienestar en todas las áreas, que se sientan seguros y realizados como personas y el convivir cotidianamente con otros grupos educativos o laborales de personas sin discapacidad para favorecer la inclusión mutua, la interacción.

Para mosaico Down el desarrollo de todo el potencial de cada alumno. 

Para Joyland, el derecho a pertenecer y el grupo de profesionistas que avalan una atención personalizada.

Para centro Jerome hacer programas por edad y nivel de desarrollo, que incluyen talleres y una atención específica en integración sensorial.

Declic: por nuestra parte, presentamos el programa de nuestro curso de verano “Makaton” como una alternativa de comunicación para niños y jóvenes que no lograron desarrollar comunicación oral suficiente como para darse a entender en todos los contextos y necesitan una vía complementaria.


En este evento recordamos que cada persona es única. Cada una tiene sus potencialidades y retos, y su propia forma aprender. Reconocer y aceptar esta diversidad es también un compromiso de buscar la manera para que todos puedan decidir, compartir y participar activamente en la comunidad. No hay dos caminos iguales. Lo que para un niño pudo haber sido clave para su inclusión, puede no ser lo que otro niño necesita y viceversa.

Así, en esta búsqueda puede ser fácil perder el norte. Quizás en estos momentos pueda servirnos la orientación de profesionistas y la compañía de otras familias, pero, sobretodo, es fundamental escuchar a nuestros niños y niñas y hacerlos parte en esta búsqueda que es suya. “Nada sobre nosotros sin nosotros” fue una frase clave en la lucha por los derechos de las personas con discapacidad, y aún es una frase muy actual que puede guiarnos en la búsqueda de la inclusión.


Comentarios