El Modelo de Integración del CEIA: Centro de Educación Integral Avanzada, A.B.P.


La semana pasada estuvimos trabajando en el CEIA en Monterrey, Nuevo León, dando los cursos de lectura - escritura y matemáticas para maestros de esa institución y otras organizaciones amigas como DownTown Monterrey, Huellas, Crecer Juntos, Instituto Down de Apodaca, Centro Educativo del Ángel, maestras de la SEP, maestra frente a grupo de primer año y maestra de apoyo de USAER en preescolar.

Fue una experiencia enriquecedora, no sólo por lo compartido de las metodologías y estrategias, sino por lo que aprendimos con ellos y de ellos.


Nos sorprende el modelo de inclusión del CEIA para trabajar con niños con síndrome de Down en educación básica, desde preescolar hasta secundaria. Y aquí queremos compartirlo con ustedes porque es un modelo único.

Los niños pueden llegar al CEIA a partir de los 45 días de nacidos y van trabajando en sus programas en las diferentes áreas para llegar a conformar, a los 3 años aproximadamente o de acuerdo a sus habilidades, el grupo de Transición 1.


En este grupo, los niños adquieren las habilidades necesarias para ir a un preescolar regular. Para los más grandes está el grupo de Transición 2, donde trabajan para prepararse para la inclusión a nivel primaria; finalmente está el grupo de Transición 3 o primaria práctica, donde trabajan aquellos que por alguna circunstancia no pueden continuar su formación integrados en una secundaria.

Así, el CEIA tiene una maestra coordinadora de los programas de inclusión, que supervisa los programas de las maestras de apoyo en las escuelas donde labora.


¿En qué se diferencia una maestra de apoyo del CEIA de otras maestras de instituciones distintas?

La primera respuesta me la da la maestra Nora, coordinadora del programa de inclusión: “lo primero es que la maestra del CEIA está de planta en una escuela, no es itinerante. Se queda ahí toda la semana, y trabaja los programas de inclusión de máximo 4 niños por escuela”.


No es un programa que abarque la atención directa con los niños en cuanto a ajustes curriculares y programas académicos, como puede ser el trabajo de una maestra monitora.

Una maestra de apoyo del CEIA hace también la sensibilización del entorno: trabaja con padres de familia, administrativos, el personal que atiende la cooperativa, el personal de intendencia… y todo lo va a integrar en un programa bimestral que abarca todas las áreas.


En este programa están los ajustes que realiza al programa grupal donde se encuentra el niño con Síndrome de Down.

Una gran parte de la labor es hacer el trabajo colaborativo con el maestro del grupo, encontrar las formas de apoyarlo, negociar lo que necesita el alumno y lo que necesita la maestra para apoyarlo, para que sea su alumno al 100%.



Comentarios