10 años de trabajo de Declic: muchas gracias.


Celebrar los primeros 10 años de Declic ha sido una oportunidad de hacer un alto en el camino, reconocer la historia y asumir lo que hemos hecho, con todas nuestras luces y sombras y los aprendizajes realizados en él recorrido de estos años. 


Uno muy importante es que hemos aprendido que “solo se consigue lo que se persigue“. La constancia es importante, el creer que lo que hacemos tiene sentido y valor porque responde a una necesidad vital: aportar herramientas pedagógicas para ser y pertenecer, para las niñas, niños y adolescentes que enfrentan dificultades en el aprendizaje es una puerta que se abre a la inclusión .

Otro aprendizaje es que ningún esfuerzo personal tiene un valor que perdure si no se enmarca en el Bien Común. Cuando sólo se busca el esfuerzo personal se ahoga la causa colectiva. Nosotros como equipo Declic ponemos nuestras habilidades al servicio de la inclusión, articulando los esfuerzos de los padres, maestros y terapeutas sin perder la perspectiva y razón de este esfuerzo: una niña, un niño en el centro de nuestro quehacer cotidiano. 


Y en este recorrido ha habido personas claves, puntales en la historia de Declic. Uno de ellos es @Brandon Rosas y su familia, @Brenda, Itxchel, Balam, su tía Laura, Amadeus, su mamá.  Gracias Brandon por enseñarnos la importancia de creer y de trabajar cada día con constancia, más allá de la apariencia de las cosas, de lo que tenemos enfrente, de lo que vemos apenas. Creer en ti, creer en tus habilidades, trabajar en equipo con la familia y la escuela, dieron como resultado que hoy seas un joven capaz de enfrentar retos con muchas habilidades, tener sueños y grandes esperanzas. 

Otra persona que marcó nuestra historia fue Aldo Alcántara Cárdenas. Nos inyectó una gran alegría por la vida y nos mostró que el amor todo lo alcanza, el amor es más fuerte que la muerte, el dolor puede tener otros cauces que nos acerquen, en forma de libro, de taller para mamás, a muchos otros que pueden y quieren aprender a leer y escribir. 

Hay mucho que celebrar y que agradecer: tod@s nuestros alumnos que han pasado por Declic, con y sin discapacidad. De todos hemos aprendido, compartido, con paciencia, con herramientas, con planes de trabajo claros, con evaluación sistemática, con diálogo con el entorno de familia y escuela. 


Gracias a todos los participantes en nuestros cursos de lectura y escritura, matemáticas y regletas, que al compartir sus experiencias y al evaluar nuestro trabajo, nos hicieron crecer como equipo, nos impulsaron a buscar nuevos cursos que respondieran a las necesidades de valoración, de estrategias de conducta y de ajustes curriculares.  


Finalmente a todos los terapeutas, especialistas, profesionistas, a los de hoy y a los que han formado parte en algún momento del Equipo Declic, o que han colaborado para nuestra formación y desempeño, nuestra gratitud. 

Y con cada un@, nuestro compromiso de seguir avanzando en esta ruta de trabajo: compartir herramientas para crecer y pertenecer. 

Muchas gracias.

Comentarios